Tenemos que hablar

En 2020 cerré un ciclo de cuatro años dedicada, sobre todo, a aprender sobre las interfaces conversacionales y a crear proyectos que las aprovecharan para otras empresas.

Tuve la suerte de poder trabajar en proyectos con grandes marcas y de ayudar a emprendedores a entender esta nueva tendencia que en 2017 era todavía casi completamente desconocida.

De lo que aprendí en estos proyectos salió un curso de LinkedIn Learning de una hora, que completaron directivos de grandes empresa, y desarrolladores y consultores del mundo conversacional.

En estos cursos corre uno el riesgo de aburrir al entrar en detalle. Un libro es un lugar mucho más apropiado para explayarse, divagar, prever y cuestionar.

Tenemos que hablar es mi manera de hacer un libro vivo, extensible, y accesible para todos sobre interfaces conversacionales.